Fotografiando Rapaces de Invierno

Estamos ya metidos en el invierno y, lejos de quedarnos en casa, se presenta una nueva época fotográfica, en donde el frío y las bajas temperaturas serán nuestros aliados para fotografiar especies que permanecen más esquivas el resto del año. Sirva este artículo de guía rápida si estás pensando en fotografiar rapaces de diferente índole y no sabes cómo. A buen seguro, te ayudarán a mejorar tu rendimiento fotográfico en esta clase de fotos.

DOCUMÉNTATE 

Como en toda empresa fotográfica, has de ser conocedor de lo que pretendes fotografiar. Este caso no es una excepción, se consciente que trabajas con animales salvajes y has de conocer cuáles son sus costumbres de alimentación y el tipo de dieta para esta época. Esto, en primavera, con la cantidad de presas naturales que tienen, puede ser un problema, pero en invierno la carencia de éstas puede ser un beneficio para nosotros, ya que gracias a los aportes alimenticios, conseguiremos hacerlos llegar a la posición que elijamos. Antes de empezar con este tipo de fotos, recuerda que necesitarás un permiso fotográfico específico para esta empresa. Dicho permiso varía en función de cada comunidad y has de ser conocedor de esa reglamentación.

 

ELIGE EL LUGAR

Tan importante es saber de las especies que pretendes fotografiar, como el emplazamiento que elijas. Ten siempre en cuenta que las aves salvajes, y más las rapaces, son animales muy asustadizos y tienes que darles las mayores garantías de seguridad para que acudan con relativa frecuencia. Por ello, es más que recomendable que elijas zonas con una relativa altura, la parte alta de una colina o una zona elevada, les dará las garantías para aterrizar y después de comer despegar con facilidad a pesar del peso extra.

 

DCIM102GOPRO

PREPÁRATE PARA EL FRÍO

Estamos en la época invernal y recuerda que, la mitad del tiempo, permanecerás prácticamente inmóvil mientras esperas a que acuda algún animal. Si sueles trabajar en entornos fríos, ninguna prenda extra está de más, piensa que desde el momento que entramos en el hide se produce una contrarreloj de lucha contra la perdida de calor. Los puntos más delicados de pérdida de calor serán las manos, los pies y la cabeza. Puedes combatir el frio con algún caldo caliente o un café, pero has de ser consciente que ésto aumentara tus ganas de orinar, por lo que contar con un bote para esa tarea te aliviará bastante.


LOS CÓRVIDOS, NUESTROS ALIADOS

Las rapaces no suelen apareces solas, normalmente el proceso de una comedero pasa por que las urracas, cornejas o cuervos, avisen con sus estruendosos sonidos y, como el caso de las urracas, con su plumaje. Avisarán que en esa zona hay comida y ésto hará que buitres, ratoneros y águilas acudan algo confiadas ante la presencia de éstos. Por ello, te aconsejamos que los mantengas en el comedero y que no te desesperes, ya que si su presencia es alta, la recompensa no se hará esperar.

 

AL MAL TIEMPO BUENAS FOTOS

Puede parecer una verdadera locura meternos en nuestro escondite en condiciones climatológicas adversas, los días de nieve o de mucho frio, y más desde la calidez de casa, pero la experiencia nos dice que, sin lugar a duda, son los mejores días. Por ello, ten especial motivación estos días, ya que las especies que pueden entrar a comer, pueden ser diferentes y unido a, por ejemplo, un día nevado, cambiará totalmente tu zona de trabajo, teniendo un atractivo especial.

 

VISITANTES INESPERADOS

En este reportaje hablamos de la manera de trabajar con rapaces, pero si cebas con asiduidad, no será nada raro que visitantes como el zorro hagan su aparición. Estos suelen ser muchísimo más silenciosos que los visitantes alados, pero una vez te ganes su confianza, podrás contar con él y te tomará unas confianzas casi insultantes.v

HIDES PROPIOS, HIDES DE PAGO

Actualmente hay una amplia oferta de hides de pago que permiten acceder a la fotografía de rapaces con ciertas garantías. Si dispones de poco tiempo, ésta es la mejor opción, ya que podríamos decir que vas a tiro hecho. En contrapartida, si eres un fotógrafo que busca cierta originalidad en cada imagen, te recomendamos que trabajes tus propios proyectos, siempre cerca de tu radio de acción, ya que no hay nada mejor que obtener la satisfacción de hacer tus proyectos fotográficos de manera artesanal.


EQUIPO RECOMENDADO

Aparte del cuerpo de cámara, si decides ir a algún hide de pago, te recomendamos que trabajes con focales de 400-500 mm, ya que la gran mayoría de ellos están pensados para utilizar estas lentes. También es recomendable trabajar con un trípode estable, una rotula de bola, mucho mejor si dispones de una de cabezal basculante, ya que te resultará mucho más sencilla. Si decides trabajar en un hide de fabricación propia, utiliza focales a partir de 300 mm y, trabajando a una distancia aproximada de 5 metros, ya puedes tener muy buenos resultados.

Aves invernantes de Picos de Europa con Antonio Liébana del 30 de Enero al 2 de Febrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *